BUSCA POR APELLIDO


 

ESTÁS EN:

BIOGRAFÍAS DEL
BANDO REPUBLICANO

5 / 6

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ESTÁS EN:

BIOGRAFÍAS DEL
BANDO REPUBLICANO

5 / 6

 


N - R

JUAN NEGRÍN LÓPEZ (1892-1956) 
Nacido en el seno de una familia de la burguesía canaria terminó muy joven el bachillerato y su padre lo envió a Alemania a estudiar Medicina. Se doctoró en agosto de 1912. El estallido de la primera guerra mundial forzó su regreso a casa. Su trayectoria profesional y académica se consolidó en 1922 cuando quedó vacante la cátedra de fisiología de la Facultad de Medicina en la Universidad de Madrid. Hasta 1929 no inició su actividad política en el PSOE. Con el advenimiento de la República Negrín resultó elegido diputado por Las Palmas y empezó a desarrollar una labor silenciosa a nivel parlamentario. En las Cortes de 1933 fue vicepresidente de la minoría. En 1934 tras haber alcanzado el acta de diputado por Madrid se le concedió la excedencia de cátedra. Cuando estalló la guerra civil Negrín era una personalidad conocida pero no de primera fila. En septiembre de 1936 Indalecio Prieto sugirió su nombre como ministro de Hacienda en el gobierno de Largo Caballero. Su gestión constituyó un éxito estableciendo las bases de la economía bélica republicana. En la crisis de mayo de 1937 Azaña le sugirió que se encargara de formar gobierno. El nombramiento causó una gran sorpresa en la España republicana. Con escasas simpatías hacia las autonomías y decidido a mantener la autoridad del Estado, se vio forzado a depender del apoyo comunista pero sin desconocer nunca sus posibilidades de maniobra. Su inquebrantable actitud le fue apartando progresivamente de Azaña y de Prieto a quien desplazó del gobierno. Asumió entonces la cartera de Defensa tratando de llegar a un compromiso con Franco. Combatió la desmoralización republicana y cifró sus esperanzas en que el conflicto español se elevara a escala europea. Aislado y acosado por sus numerosos enemigos, pareció perder su capacidad de resistencia en las semanas que precedieron al golpe del coronel Casado. Se exilió a Francia considerándosele como el legítimo jefe de gobierno. Al estallar la segunda guerra mundial los franceses pensaron en detenerle para aplacar a Franco. Se trasladó a Inglaterra días antes del armisticio con Alemania y permaneció allí el resto del conflicto. Al término de la guerra viajó a Francia y México. Volvió después a Francia otra vez y murió en París en 1956.

ANDREU NIN i PÉREZ (1892-1937)
Revolucionario catalán. Hijo de unos zapateros, militó en numerosas organizaciones de izquierdas de la época, Juventudes Socialistas (1911), Unión Federal Nacionalista Republicana etc... En 1917 decidió dedicarse de lleno a la política y se afilió a la CNT. En 1921 Nin fue proclamado secretario general del comité nacional de la CNT. Al ser asesinado Dato, las autoridades españolas implicaron a Nin en el atentado por lo que marchó a la URSS. En Moscú fue miembro del PCUS y trató de cerca a la plana mayor de los dirigentes bolcheviques. Hacia 1926, dada su relación con Trotsky se integró en la Oposición de Izquierdas lo que dificultó su situación en la URSS hasta el punto de que en 1930 fue expulsado. Tras volver a España aglutinó la Izquierda Comunista, grupúsculo trotskista de nula influencia política, y tras varios años de enfrentamientos y discusiones, los pequeños partidos comunistas no estalinistas se fusionaron para constituir el POUM que tenía unos 7.000 militantes. El POUM formó parte del Front d´Esquerres del Frente Popular lo que atrajo las iras de Trotsky quien en enero de 1936 rompió violentamente con el POUM. Al estallar la guerra, las diferencias entre el POUM y el PCE se ahondaron considerablemente. Los poumistas eran partidarios de la revolución. Nin fue consejero de Justicia del gobierno de la Generalitat. En los sucesos de mayo de 1937 el POUM se alineó junto a la fracción de la CNT que se enfrentaba con comunistas, socialistas y gobierno. Fue el principio del fin para Andreu Nin. El 16 de junio de 1937 fue detenido por policías de Madrid. Los agentes soviéticos se encargaron de preparar un proceso al estilo moscovita pero para ello necesitaban una confesión en toda regla de Nin. Los expeditivos métodos soviéticos para lograr confesiones fracasaron ante la entereza de Nin que murió sin doblegarse a la tortura.

JUAN PEIRÓ BELLIS (1887-1942)
Anarcosindicalista barcelonés, vidriero de oficio. Director del diario "Solidaridad Obrera" y firmante del manifiesto treintista, se caracterizó siempre por su moderación a toda clase de violencias. Durante la guerra civil fue nombrado ministro de Industria en el gobierno de Largo Caballero en representación de la CNT. Trató de potenciar la colectivización de industrias lo que consiguió solo en escasa medida dada la actitud de los comunistas. Al finalizar la guerra se refugió en Francia donde en 1943 fue detenido por la Gestapo alemana que lo entregó a Franco. Poco después fue juzgado por un tribunal militar, condenado a muerte y fusilado.

ANGEL PESTAÑA (1886-1937)
Su vida fue una entrega continua a la causa obrera. Su primera detención tuvo lugar en Sestao por su intervención en un mitin en defensa de la jornada de ocho horas. Al quedar en libertad condicional huyó a Francia y de allí pasó a Argelia. Tras el triunfo de la Revolución Soviética la CNT decide adherirse a la III Internacional y envía a Pestaña a Moscú. Su informe determinó la ruptura de la CNT con la internacional comunista. Tras la proclamación de la República la agudización del enfrentamiento en la CNT entre faístas y moderados llevó a estos últimos a la publicación del Manifiesto de los Treinta del que Pestaña fue uno de los firmantes. En 1932 fue sustituido en el secretariado del Comité Nacional de la CNT y en diciembre de ese año expulsado del sindicato metalúrgico de Barcelona. Pocos meses después fundó el Partido Sindicalista Español que se adhirió al programa del Frente Popular. En febrero de 1936 fue elegido diputado por Cádiz. En octubre de 1936, ya iniciada la guerra, se le nombró subcomisario general de Guerra pero su precaria salud le obligó a retirarse unos meses más tarde. Murió el 11 de diciembre de 1937.

SEBASTIÁN POZAS PEREA (1880-1946)
Militar de Caballería. Tuvo una participación activa en la guerra de Marruecos logrando varios ascensos por méritos de guerra y una medalla militar individual. En plena dictadura de Primo de Rivera ascendió a general. En febrero de 1936 era director general de la Guardia Civil y ante la victoria del Frente Popular, Franco se puso en contacto con él para que declarase el estado de guerra. La fidelidad de Pozas al gobierno republicano tuvo considerable influencia en el fracaso de la sublevación en algunas de las más importantes ciudades como Barcelona. Nombrado ministro de la Gobernación en el gobierno formado el 19 de julio de 1936, Pozas, por decreto de 29 de agosto, reorganizó la Guardia Civil que pasó a llamarse Guardia Nacional Republicana. Ante el avance de las tropas nacionales hacia Madrid, Pozas fue designado jefe del ejército del Centro. Posteriormente preparó la ofensiva del Jarama. Participó también en la batalla de Guadalajara. Cuando estalló en Barcelona el enfrentamiento de mayo de 1937 Pozas fue nombrado jefe del ejército del Este con sede en Barcelona. Por entonces ya era miembro del Partido Comunista de España. En agosto de 1937 Pozas preparó la ofensiva que culminó con la toma de Belchite participando en la liquidación de las colectividades anarcosindicalistas y disolviendo el Consejo de Aragón. El fracaso de Belchite y la ineficacia de la sangrienta batalla de Teruel llevaron a Negrín a sustituir a Pozas. Con ello quedó al margen de la actividad bélica durante el resto de la guerra. Perdida ésta se exilió a México donde murió.

INDALECIO PRIETO TUERO (1883-1962)
Tuvo una infancia pobre. En 1911 llegó a ser el primer miembro socialista de la Diputación Provincial de Bilbao. Prieto, elegido para las Cortes de Madrid en 1918, se resistió rígidamente a toda colaboración con la dictadura de Primo de Rivera tomando parte en las conspiraciones contra la dictadura y en 1930-31 contra la monarquía. Su manera de dirigir el Ministerio de Hacienda entre abril y diciembre de 1931 fue impecablemente ortodoxa. Menos ortodoxa fue su gestión en el Ministerio de Obras Públicas entre diciembre de 1931 y septiembre de 1933. En 1934 apoyó la imprudente revolución contra el gobierno Lerroux. En febrero de 1936 se aventuró sugerir la colaboración entre los socialistas y el gobierno de Azaña para formar un gobierno nacional. Las discusiones entre la izquierda y la derecha en el seno del PSOE terminaron con la victoria de la izquierda dirigida por Largo Caballero que adquirió una posición fuerte lo cual dividió a los socialistas en 1936. De aquí el tono áspero de las discusiones entre los partidarios de Largo y los de Prieto en las últimas semanas antes de la guerra. En el curso de la guerra civil su carácter se vio completamente alterado. Prieto se dedicó a la preparación de la victoria republicana por todos los medios posibles. Esto le hizo aceptar el Ministerio de Marina y Aire bajo Largo Caballero y no solamente accedió a servir junto a los comunistas en este gobierno sino que pidió la unificación de los partidos socialista y comunista. Prieto, que antes había sido pacifista, iba a ser pronto el ministro de la Guerra. Los sucesos de mayo de 1937 deberían haber conducido a la jefatura del gobierno a Prieto pero los comunistas se opusieron. Este permaneció en su ministerio hasta que fue designado titular del Ministerio de Defensa Nacional hasta abril de 1938. Fue responsable de la organización de las contraofensivas de Brunete, Zaragoza y Teruel. Este periodo también coincidió con sus esfuerzos por acabar la guerra mediante un compromiso de paz. Dimitió y abandonó España antes de que la guerra terminara. Se exilió a México desde 1938 a 1962 año en que murió.

VICENTE ROJO LLUCH (1894-1966)
Huérfano de padre y madre ingresó en la Academia de Infantería de la que salió promovido segundo teniente el 25 de julio de 1914. Sus primeros pasos los dio en Marruecos donde sirvió durante cuatro años. De regreso a la Península es nombrado profesor de la Academia de Infantería de Toledo en la que permanece desde 1922 hasta finalizar el curso de 1931-32. En 1932 ingresa como alumno en la Escuela Superior de Guerra. A pesar de todos sus méritos la carrera de Rojo había sido hasta entonces poco brillante y cuando logró su estrella de comandante ya eran coroneles sus compañeros de promoción y algunos incluso tenientes coroneles. Al llegar la guerra y con sorpresa para muchos, este hombre, católico practicante, se mantiene fiel a las autoridades del Frente Popular en el poder y pone su talento militar al servicio del gobierno. Actuó en los momentos iniciales del conflicto primero en el frente de Somosierra luego en el Estado Mayor del Ministerio de la Guerra y como jefe circunstancial de una de las columnas de la agrupación del coronel Otal. Cuando las tropas nacionales llegaron a los arrabales de Madrid Miaja, nombrado jefe de las fuerzas de defensa de la capital, le designó su jefe de Estado Mayor. Fue la gran oportunidad de Vicente Rojo que logró un éxito espectacular. Durante el invierno de 1936-37 junto a Miaja rechazó cuantos intentos hizo el mando nacional por ocupar o envolver Madrid. En marzo de 1937 fue ascendido a coronel y confirmado como jefe de Estado Mayor de Miaja. Al caer el gobierno de Largo Caballero, Prieto le nombró jefe de Estado Mayor Central de las Fuerzas Armadas y del Estado Mayor del Ejército de Tierra. Lanzó una serie de ofensivas, Huesca, Segovia, Brunete, Belchite, Zaragoza, y Teruel, que fracasaron sucesivamente. En octubre de 1937 fue ascendido a general. La conquista de Teruel le proporcionaría la más alta condecoración del Ejército Popular, la placa laureada de Madrid. Después vendrían los tiempos de la campaña de Aragón en las que Rojo logró rehacer su maltrecho ejército. Aún puso en dificultades a los nacionales en Levante y el Ebro aunque su prestigio quedó muy deteriorado ya durante la campaña de Cataluña. Terminada la guerra como teniente general marchó a América del Sur y se asentó en Bolivia. Regresó a España en 1957 y fue condenado a treinta años de reclusión por un consejo de guerra, sentencia que no fue ejecutada, sustituida por la de libertad vigilada. Murió en Madrid el 16 de junio de 1966.