BUSCA POR APELLIDO


 

ESTÁS EN:

BIOGRAFÍAS DEL
BANDO NACIONAL

4 / 6

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ESTÁS EN:

BIOGRAFÍAS DEL
BANDO NACIONAL

4 / 6

 


 

M - P

JOSÉ MILLÁN ASTRAY Y TERREROS (1879-1954)

Militar español. Ingresó muy joven en la Academia General Militar y participó en la guerra de Filipinas. Pasó a estudiar a la Escuela de Guerra donde se diplomó, siendo destinado como profesor a la Academia de Infantería. Poco después fue destinado a la policía indígena de Marruecos. Su actuación en Regaya (Larache) le valió el ascenso a comandante por méritos de guerra. Al fundarse la Legión Española fue jefe de la misma, recién ascendido a teniente coronel. Participó en numerosas acciones bélicas y resultó herido en cuatro ocasiones perdiendo un brazo y un ojo. En 1936 estaba en Argentina y volvió rápidamente a España, siendo nombrado director de Propaganda, Prensa y radio y jefe del Cuerpo de Mutilados de Guerra por la Patria, siendo ya general de brigada. Obtuvo numerosas condecoraciones y tuvo un famoso incidente frente a Unamuno, el 12 de octubre de 1936, en la Universidad de Salamanca en el que el general mutilado replicó irritado:"¡Muera la inteligencia!... ¡Viva la muerte!". Murió en 1954 en Madrid.

EMILIO MOLA VIDAL (1887-1937)

Nació en Cuba. Su carrera militar fue en extremo brillante. Ingresó en la Academia de Infantería en 1904 y sirvió ininterrumpidamente en Marruecos donde consiguió cuatro ascensos por méritos de guerra hasta alcanzar el grado de general de brigada. También fue condecorado con la Medalla Militar Individual. Terminada la campaña de Marruecos, fue designado para el mando de Larache, puesto en el que cesó para ocupar la Dirección General de Seguridad en la cual permaneció hasta la proclamación de la República. Con motivo de la sublevación del general Sanjurjo en 1932 fue separado del servicio activo a pesar de no haber intervenido en los acontecimientos. Esta injusta sanción hizo nacer en Mola una creciente antipatía por Azaña que aumentaría con el tiempo. Amnistiado en mayo de 1934, fue nombrado jefe de la Circunscripción Oriental de Marruecos y comandante militar de Melilla. A la llegada al poder del Frente Popular fue trasladado a Pamplona. Fue entonces cuando creyó que la situación exigía una intervención del Ejército. Se entrevistó con otros militares de distinto grado y condición y se acordó preparar al ejército para un alzamiento militar. Tardó en decidirse a autonombrarse "Director" y sólo lo hizo cuando se convenció de que de no hacerlo se iría a un fracaso seguro. el 18 de julio inició la sublevación en la Península. Luego vendrían los éxitos y fracasos de la misma, la guerra, con sus imperiosas exigencias. En la acción militar pecó de excesiva cautela. Su progresión por Vizcaya fue de una lentitud exasperante, aunque en su descargo podría aducirse que carecía de reservas para hacer frente a una posible reacción enemiga o para explotar los éxitos de sus tropas de vanguardia. El 3 de junio de 1937, Mola, general en jefe del Ejército del Norte, decide visitar en avión el frente en Segovia donde se había producido un ataque republicano a cargo del general Miaja. El avión en el que viajaba se estrelló en el término de La Ida, municipio de Alcocero (Burgos) muriendo. A título póstumo le fue concedida la cruz laureada de San Fernando.

JOSÉ MONASTERIO ITUARTE (1882-1952) 

Coronel de Caballería que al estallar la guerra civil se hallaba destinado en Zaragoza donde se alzó contra la República. Ascendido a general, pasó a ser jefe de la División de Caballería, cargo que ocupó a lo largo de toda la contienda y que simultaneó con el de jefe de las milicias y consejero nacional de FET y de las JONS. Presente en numerosas operaciones, derrotó a las fuerzas republicanas en el río Alfambra dirigiendo la que se considera última carga de caballería de la historia militar de España. En 1943, ya acabada la guerra, dirigió una carta junto a otros oficiales al general Franco en la que planteaba la necesidad de la vuelta a la monarquía. Murió en 1952.

JOSÉ MOSCARDÓ ITUARTE (1878-1956)

Militar de Infantería. Participó en la campaña de Filipinas y se curtió en las guerras africanas. En 1936, con el grado de coronel, era director de la Escuela de Educación Física de Toledo donde declaró el estado de guerra y, en la imposibilidad de dominar la ciudad, se retiró al Alcázar donde se encerró el 22 de julio con unos 1.250 hombres, 500 mujeres y 50 niños y un corto número de rehenes. La parte más importante de sus fuerzas estaba constituida por guardias civiles, oficiales, soldados y jóvenes militantes derechistas. Las milicias republicanas se estrellaron contra el Alcázar que resistió bombardeos de aviación, cañoneo de artillería y numerosos tanques. El 27 de septiembre las columnas nacionales llegaron por el norte. Al día siguiente, Moscardó se cuadraba ante Varela: "Mi general, sin novedad en el Alcázar". Ascendido a general y laureado con la Cruz de San Fernando, Moscardó mandó la división de Soria y, en 1938, el Cuerpo de Ejército de Aragón. Fue jefe de la casa militar de Franco en 1939, jefe de milicias de la FET y de las JONS en 1941, jefe nacional de deportes y capitán general de la II y IV regiones militares. Murió en Madrid en 1956.

AGUSTÍN MUÑOZ GRANDES (1896-1970)

Ingresó en la Academia de Infantería de Toledo en 1910. En 1915 fue destinado a Marruecos donde continuó hasta 1932. Durante su etapa africana obtuvo varias de las más altas condecoraciones y fue ascendido a comandante por méritos y servicios prestados en la campaña de Marruecos (1924) y a teniente coronel por méritos de guerra (1926). Tras el advenimiento de la República participó en la creación de la Guardia de Asalto. El levantamiento militar de julio de 1936 le sorprendió en Madrid donde fue detenido y encarcelado. Consiguió pasar a la zona nacional en marzo de 1937 y fue destinad a la 6ª Brigada navarra. Intervino en la campaña de Santander y Asturias. Ascendido a general de brigada, mandó una de las divisiones del Cuerpo de Ejército marroquí con el que participó en la ofensiva de Aragón y Levante. Al mando del Cuerpo de Ejército de Urgel tomó parte en la ofensiva de Cataluña. En 1939 fue designado ministro secretario general del Movimiento y jefe de milicias de FET y de las JONS. Cesó en marzo de 1940 y fue nombrado gobernador militar del Campo de Gibraltar. En 1941 ascendió a general de división. Ese mismo año, al constituirse la División Azul, fue designado como su comandante en jefe. Hitler le concedió la Cruz de Hierro, la Cruz de Caballero y las Hojas de Roble de la misma, y tras la victoria de los aliados, fue reclamado por el Tribunal de Nuremberg como criminal de guerra. Relevado del mando de la División Azul, regresó a España en diciembre de 1942. Fue ascendido a teniente general y se le concedió la Palma de Plata, máxima condecoración falangista. En 1943 fue jefe de la casa militar del Jefe de Estado. En 1945 se le confió la capitanía general de la I región militar puesto que desempeñó hasta 1951 en que fue nombrado ministro del Ejército. En febrero de 1957, al cesar de dicho cargo, fue ascendido a capitán general, grado que hasta entonces sólo ostentaba el Jefe de Estado. En 1958 fue nombrado jefe del Alto Estado Mayor y en 1962 vicepresidente del gobierno. Fue cesado en 1967 y en diciembre designado vicepresidente del Consejo del Reino. Falleció en Madrid el 11 de julio de 1970.

LUIS ORGAZ YOLDI (1881-1946)

Militar. Hizo sus primeras armas en la guerra colonial marroquí. Ascendido a general, conspiró contra la República siendo encarcelado y procesado por su participación en la intentona de Sanjurjo en 1932. En marzo de 1936 asistió a una reunión de la plana mayor de los conjurados. El gobierno le confinó en Canarias lo que le permitió colaborar activamente con Franco desde los primeros momentos de la sublevación. En septiembre de 1936, en Salamanca, fue uno de los generales que apoyaron incondicionalmente el nombramiento de Franco como jefe de gobierno y generalísimo. A finales de noviembre de 1936 tomó el mando de una división que atacaría infructuosamente Madrid a principios de febrero de 1937 en la cruenta batalla del Jarama. Al mes siguiente no logró respaldar eficazmente la descalabrada acción de las tropas italianas en Guadalajara, por lo que fue relevado del mando de fuerzas y pasó a la Jefatura de Movilización, Instrucción y Recuperación, en la que, aplicando sus dotes de organizador, logró improvisar más de 50.000 oficiales para el ejército sublevado. En diciembre de 1938 Franco le puso al mando del Ejército de Levante. Al acabar la guerra fue nombrado hasta 1941 capitán general de Cataluña y entre 1941 y 1945 volvió a ocupar su antiguo cargo de Alto Comisario de España en Marruecos. Fue el primer firmante de la carta que el 8 de septiembre de 1943 fue enviada a Franco pidiéndole la restauración de la monarquía. En 1945 fue nombrado jefe de Alto Estado Mayor, cargo que ocupaba a su muerte.

RAFAEL ORTIZ DE ZÁRATE LÓPEZ (1891-1936)

Comandante de Ingenieros destinado en Guadalajara que al estallar la guerra civil se adhirió a la rebelión militar que pretendía derrocar a la República. Procedió a ocupar la ciudad y a que se declarara el estado de guerra. Dos días después, ocupada Guadalajara por las columnas republicanas que se enviaron desde Madrid, fue hecho prisionero por los milicianos y pasado por las armas momentos después.

ENRIQUE PLÁ i DENIEL (1876-1968) 

Sacerdote barcelonés. Obispo de Avila y después de Salamanca que al estallar la guerra civil se puso incondicionalmente a las órdenes de los militares sublevados. En septiembre de 1936 publicó una carta pastoral titulada "Las dos ciudades" que se convirtió en uno de los soportes ideológicos del bando nacional, documento que en opinión de algunos historiadores fue trascendental en la alineación de la Iglesia española a favor de uno de los dos bandos de la guerra civil española. En 1937 se adhirió a la "carta colectiva del episcopado español" y al finalizar la contienda hizo pública una nueva carta pastoral que daba toda la razón al bando nacional. Nombrado arzobispo de Toledo en 1941, fue elevado al cardenalato en 1946 ocupándolo hasta su muerte en 1968.

J. ANTONIO PRIMO DE RIVERA Y S. DE HEREDIA (1903-1936)

Nació en el seno de una familia de clase alta. De 1912 a 1917 estudió bachillerato. Ingresó en la Facultad de Derecho de Madrid. El 2 de mayo de 1930 acepta el cargo de vicesecretario general de la Unión Monárquica, en cuyas filas militaban todos los ministros de la anterior dictadura. Al llegar las elecciones de 1931 se presentó como candidato independiente por Madrid. El año de 1933 supondrá un hito importante en la carrera política de José Antonio. El nacionalsocialismo se hace con el poder en Alemania y los movimientos fascistas vienen acrecentando su prestigio. José Antonio atacaba despiadadamente al liberalismo y al Estado Liberal considerando las aspiraciones del nuevo Estado centradas en la idea de patria como unidad y totalidad histórica de la que el Estado debía ser un instrumento. El problema estaba en la organización y expansión de este embrión nacionalista y fascista. José Antonio hizo su presentación pública el 29 de octubre de 1933 denominando a su partido Falange Española. A este manifiesto siguió una afiliación notable de gentes conservadoras y del antiguo régimen. El partido carecía de objetivos concretos y el nombre de José Antonio era lo que verdaderamente atraía. Si a esto se le añade la infiltración de Renovación Española, mediante Juan Antonio Ansaldo y su hermano, no era difícil prever los resultados de este movimiento. José Antonio se presentó como candidato a diputado por Cádiz, siendo elegido gracias al apoyo de la derecha conservadora. En febrero de 1934 se procedió a la unificación con las JONS de Ramiro Ledesma Ramos bajo el nombre de Falange Española y de las JONS. A partir de ese momento, la cadena de atentados, represalias y golpes de mano entre izquierdistas y falangistas es alentada por la ultraderecha. José Antonio se entrevistó con Mussolini en el verano de 1933 y también con Hitler y Goebbels en la primavera de 1934 de las que se cree que obtuvo concesiones monetarias del nacionalsocialismo. La grave crisis de la falange a finales de 1934 se resolvió con la expulsión de Ramiro Ledesma, hecho incontrastable de la financiación extranjera, cierta en el caso italiano y rumoreada en el caso alemán. En 1935 José Antonio logra la consolidación de su liderazgo. Convocadas las elecciones para febrero de 1936, José Antonio fue abandonado por la derecha de Cádiz presentándose en solitario en las que no consiguió ni un solo escaño. Ganadas las elecciones por la izquierda, en marzo de 1936 Falange fue declarada organización ilegal. José Antonio y la mayoría de los miembros de su Junta Política fueron detenidos. Se procedió a su traslado el 5 de junio a la prisión de Alicante. Desde este lugar pudo conocer los detalles de la conspiración de monárquicos, carlistas y militares. Tras el pronunciamiento militar la Falange y Alemania trataron en vano rescatarle. Estos intentos se vieron torpedeados en última instancia desde la zona nacional por el general Franco, que quizá no aceptaba otros liderazgos. Finalmente José Antonio fue fusilado en la misma prisión de Alicante el 20 de noviembre de 1936 y se convirtió en mártir para la causa nacional.

PILAR PRIMO DE RIVERA Y SÁENZ DE HEREDIA (1907-1991)

Colaboradora con su hermano José Antonio en la organización de Falange Española, durante la guerra civil fue nombrada por el general Franco delegada nacional de la Sección Femenina de FET y de las JONS, cargo que conservó hasta la disolución de los órganos del Movimiento en 1976. Partidaria, con reservas, de la Unificación, gestionó con éxito ante Carmen Franco y Ramón Serrano Súñer el indulto a Manuel Hedilla, condenado a muerte tras los sucesos de Salamanca en abril de 1937. Ese mismo año organizó el Servicio Social de la Mujer. Consejera nacional de FET y de las JONS y miembro de la Junta Política de la misma organización. Terminada la guerra fue consejera nacional del Movimiento y procuradora en Cortes hasta la instauración de la monarquía en nombre de Juan Carlos I.